Kreanta Kreanta
 
Kreanta
kreanta
ciudades creativas

Las Jornadas se articulan en esta tercera edición en cinco ámbitos temáticos:


  • Cultura, tiempos inciertos y ciudades diversas: Hace algunos años que vivimos en tiempos inciertos: la crisis de los modelos tradicionales para hacer frente a las secuelas negativas de una recesión económica global pone de manifiesto la necesidad de buscar nuevas soluciones y propuestas que permitan corregir los desequilibrios que afectan negativamente a los ciudadanos. El cambio de referentes es tan profundo que existe coincidencia en que "ya nada puede volver a ser igual". Así, la falta de respuesta de los arquetipos existentes ha dado paso a una creciente relevancia de la realidad urbana local como eje de nuevas oportunidades en donde la cultura, en su sentido más amplio, asume un papel crucial. El reconocimiento de la diversidad del contexto urbano, del particular conglomerado de agentes en cada territorio y de la riqueza de la multiplicidad cultural contribuye a hacer de las ciudades, espacios diversos de convivencia y de innovación, donde deben buscarse los nuevos modelos para la acción. ¿Qué factores hacen de la ciudad, el espacio adecuado para resolver los retos actuales? ¿Cómo favorece el mundo local la generalización de la cultura?

  • Ciencia, innovación y emprendimiento social: Las ciudades, como laboratorios sociales que son, exigen un alto compromiso también con la comunidad científica. Un compromiso que, no cabe duda, se torna fundamental para un desarrollo humano completo. Su potencial es enorme y, a día de hoy, todavía no bien dibujado. La innovación estratégica requiere que el emprendimiento social sea uno de los referentes fundamentales para alcanzar los niveles de crecimiento requeridos en una sociedad compleja y poliédrica. Desde la investigación a las habilidades prácticas nos encontramos con un campo abierto que proporciona un potencial colaborativo que impulsará plataformas científicas y tecnológicas fundamentadas en el desarrollo social como referencia indiscutible. No se trata tan solo de buscar una alta rentabilidad financiera o tecnológica sino de alcanzar modelos que generen sociedades comprometidas y que persigan una sostenibilidad activa y responsable. Lo local, como en otros muchos asuntos, es una referencia imprescindible. El potencial que conlleva el trabajo desde las ciudades como unidades básicas proporciona una trascendental oportunidad para el crecimiento que, no cabe duda, genera a su vez modelos de desarrollo coherentes con las actuales realidades interconectadas

  • Sociedad digital y cultura abierta: Posiblemente y sin desearlo entremos en una redundancia involuntaria ya que sociedad digital y cultura abierta bien son de todo punto inseparables. La innovación, la creatividad, el emprendimiento, la participación, el código abierto, el compromiso compartido, la inteligencia distribuida... son términos que forman parte de este modelo, no ya emergente sino innegable, de cultura. Un modelo que va mucho más allá de lo tecnológico y que asienta sus bases sobre la ética de la colaboración y los modelos de estructuras participativas. Actitud más que tecnología. Las ciudades hoy no pueden comprenderse acotadas por perímetros cerrados. Tampoco sus ciudadanos, su cultura, su creatividad. Son modelos demasiado estrictos que constriñen la necesidad de desarrollo y evidencian incomprensibles paradigmas centralizados y predecibles. El activismo forma parte de estas nuevas actitudes, de esta conciencia de lo expansivo. Buena parte de la denominada sociedad digital bebe de estos valores. El ecosistema cultural y creativo de nuestras ciudades descansa sobre estos modelos. El genio independiente desaparece y se generan procesos de interacción que se multiplican hasta lo insospechado desde las comunidades y las redes.

  • Ciudadanía, cultura y territorio: La capacidad para crear, establecer relaciones y generar cultura es intrínseca a la naturaleza del ser humano. Estos procesos requieren de un medio propicio que contribuya al crecimiento individual, a la generación del sentimiento de comunidad y, en definitiva, al desarrollo del sentimiento de pertenencia ciudadana. Durante mucho tiempo, el barrio o aquella realidad más próxima, ha configurado la cotidianeidad y las rutinas de la vida diaria. Sin embargo, hoy las redes de amigos y conocidos son cada vez más globales, la interacción entre personas se produce a menudo en la distancia virtual y la cultura ha traspasado fronteras reales para situarse en el mundo digital. Sin duda, el uso que se hace del espacio, del territorio, del barrio o la ciudad ha cambiado con las nuevas formas de comunicación: paradójicamente, mientras que crecen las relaciones sociales o profesionales mantenidas en la distancia, los movimientos ciudadanos han adquirido una mayor fuerza, permitiendo incluso derribar barreras en la lucha contra la exclusión y la desigualdad. ¿Qué papel juega el territorio en una sociedad como la actual? ¿Dónde se sitúa la cultura?.

  • Madrid creativa: Conocimiento in situ de los equipamientos y proyectos más relevantes de Madrid en el desarrollo de la creatividad y la innovación cultural en el ámbito del sector público y privado y del tercer sector.
instituciones organizadoras
Promueven y organizan Fundación Kreanta
© 2008 Fundación Kreanta - Todos los derechos reservados | Creditos | Email: info@kreanta.org
Kreanta
kreanta kreanta