Turismo cultural sostenible

Reflexionar sobre turismo cultural sostenible es hablar de un turismo que tenga plenamente en cuenta los efectos económicos, sociales y medioambientales actuales y futuros, atendiendo las necesidades de las personas que practican turismo, del sector, del medio ambiente y de los destinos. Hacer un uso óptimo de los recursos ambientales, que son un elemento clave para el desarrollo turístico, manteniendo los procesos ecológicos esenciales y ayudando a proteger el patrimonio natural y la biodiversidad. Respetar la autenticidad sociocultural de los destinos, preservar su patrimonio cultural y sus valores tradicionales, y contribuir al entendimiento y tolerancia intercultural. Asegurar que las actividades económicas sean sostenibles y de largo plazo, y traer beneficios económicos y sociales a todas las partes interesadas, con una distribución equitativa y, entre otras cosas, la estabilidad laboral, la oportunidad de obtener ingresos por servicios para la comunidad, ayudando a eliminar la pobreza.

Los contenidos de nuestro Dossier del número 11 CCK Revista se refieren a cada uno de estos elementos, características y componentes del turismo cultural sostenible.

En Los retos del turismo cultural y creativo en las ciudades iberoamericanas, el profesor y director del Laboratorio de Patrimonio, Creatividad y Turismo Cultural de la Universidad de Barcelona Jordi Tresserras, inicia sus aportaciones definiendo el alcance del término turismo cultural y creativo, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (2016): “responsable, integrador y sostenible”, que contribuya “al desarrollo socioeconómico”, “al enriquecimiento y la conservación de la identidad cultural del destino” y “al enriquecimiento y la conservación de la identidad cultural del destino”. Todo ello con el fin de mejorar el bienestar de las comunidades locales y promover “intercambios transculturales”. “El turista deja de ser un mero observador para obtener su experiencia en primera persona”: aprendizaje (cursos y talleres), participación en experiencias colectivas, residencias artísticas…

Sobre turismo sostenible y ciudad reflexionan Danielle Bishop y Montserrat Pareja-Eastaway, investigadora y profesora de Economía en el Departamento de Economía de la Universidad de Barcelona (España), en su artículo Repensando el turismo en la ciudad sostenible del siglo XXI. “Es en las ciudades donde se percibe el éxito y el fracaso tanto de los resultados de los mercados como de las políticas públicas”, afirman las profesoras. El turismo es política pública y es mercado; es “motor de arranque” de múltiples políticas locales y de generación de riqueza. Pero es, a la vez, en las ciudades donde se reflejan, de manera especial, las problemáticas generadas por el turismo; es un “elemento adicional de pugna y vindicación de la ciudad como espacio compartido”. La movilidad, la gestión de los residuos, la calidad de vida de los ciudadanos, la justicia social y la distribución equitativa de la riqueza generada por el turismo son algunos de los retos a los que se enfrentan las ciudades y para los cuales disponen de buena cantidad de instrumentos y recursos. Siendo “la sostenibilidad (medioambiental, social, cultural y económica) y el desarrollo sostenible” el reto último al que dar respuesta para satisfacer las necesidades del presente y asegurar la satisfacción de las generaciones futuras.

En Turismo cultural y ciudad educadora, la doctora en Didáctica de las Ciencias Sociales y del Patrimonio, Laia Coma Quintana, nos invita, en el período de post-pandemia, a “reflexionar y pensar en nuevas formas de percibir y actuar” en materia turística, conjugando el turismo y la sostenibilidad con la educación, con el objetivo de “evitar repetir esos enfoques y acciones en el ámbito turístico que tanto impacto negativo ha generado sobre los destinos y su ciudadanía”.

El apartado Visiones, nos ofrece las aportaciones del profesor del Departamento de Sociedad, Política y Sostenibilidad de la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE), Ángel Castiñeira sobre Liderazgo educativo. Es lugar común que las organizaciones, para crecer, dependen del liderazgo. ¿El crecimiento educativo de las personas en formación requiere también la acción de un buen liderazgo? El profesor Castiñeira sostiene que en una sociedad avanzada y compleja el ejercicio del liderazgo educativo es imprescindible en la actividad docente, advirtiendo que en educación “el liderazgo es más importante que el líder, […] lo importante es el liderazgo en sí y la acción que conlleva”. Liderazgo que se conforma en escalas y niveles: micro (interacción profesorado y alumnado), meso (gobernanza del centro escolar) y macro (gobernanza en y del sistema). Todos ellos pueden ejercerse solo si, quienes reciben la acción, reconocen la cualidad moral necesaria a quien ejerce el liderazgo. Para ello, hay que distinguir entre la auctoritas y la potestas, es decir, llevar a cabo el ejercicio del mando “con la legitimidad o credibilidad que te has ido ganando” para lograr el seguimiento del grupo con el que trabajas. Se trata más de hacer de líder que de ser líder, dando alas a un “espíritu común”.

El tema de la sección de Tendencias es sobre Emergencia climática y escuelas en Barcelona. El arquitecto Jaume Barnada, de la Dirección del Estrategia y Cultura de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Barcelona, describe como el Plan Clima, que es la hoja de ruta para establecer las medidas de mitigación, adaptación y resiliencia, justicia climática e impulso a la acción ciudadana, se implementa en las escuelas.

La sección de Experiencias está dedicada a una entrevista con Andrea Capaldi, cofundador y CEO de Mare Culturale Urbano, en la que nos habla sobre el papel que este centro de producción artística desempeña en la dinamización cultural de la ciudad de Milán y sobre el peso que, a escala internacional, tiene la ciudad en el ámbito creativo y cultural. Considera que, pese a ocupar un espacio periférico, Mare Culturale Urbano “es un lugar que busca activar un diálogo vivo entre el artista, el objeto artístico y las personas que quieren trabajar sobre este objeto artístico, estimulando su capacidad creativa y haciendo recapacitar sobre el impacto que puede tener sobre la propia vida”. En este sentido, Mare es un espacio abierto al servicio de la ciudad. Considera, sin embargo, que, en general, la cultura hoy, “tal vez en el último siglo […] está cada vez más al servicio de una élite, de tal manera que la mayor parte de la población es excluida del impacto benéfico que supone el hecho de que la cultura forme parte del propio ser, de la propia existencia”.

Laboratorio de ideas con el objetivo general de generar conocimientos, valores y estrategias en el ámbito de las políticas públicas locales, así como de forma más amplia en los sectores de cultura y educación.

Deja una respuesta

Contacte con nosotros

A dolor placerat interdum felis urna ullamcorper montes adipiscing a orci magna ridiculus condimentum parturient a.